Lunes, 07 de julio de 2008

El éxodo del pueblo hebreo de tierras egipcias no debe ser considerado como un hecho aislado del proceso de cambios políticos y económicos  que se da en el mundo en este período de la historia..

Dentro de los principales acontecimientos que sugieren este proceso de cambios pueden citarse: el protagonismo de una corriente monoteísta dentro de la política interna de Egipto, asentamiento de grupos indoeuropeos en el Peloponeso, la caída de Creta, la guerra de Troya, la desarticulación total del imperio Hitita, el éxodo del pueblo hebreo de tierras egipcias, asentamiento de los llamados pueblos del mar; más específicamente los filisteos en el Medio Oriente, y el desarrollo del hierro dentro de la tecnología militar de la época.

Todos estos acontecimientos forman parte de una madeja política que se enmarca dentro de una política egipcia eminentemente militarista desarrollada a partir del asesinato de aknatón.

La historia del éxodo se inicia con el ingreso de Jacob  a tierras egipcias; que se estima  fue para el año 1,700 a.C., muy probablemente durante la dominación de los Hicsos o reyes pastores en Egipto; solamente un rey extranjero de claro origen semita pudo haber otorgado a José, hijo de Jacob tan  elevados cargos en el imperio como el de primer ministro y de ofrecer a los hebreos una de las tierras más fértiles de Egipto para que se asentaran. Goshen estaba situado en el Delta del Nilo y al este de Avaris; capital de los Hicsos.

Muy contrario a la teoría de que los Hicsos eran tribus nómadas; por su capacidad de combate y posteriormente de estadistas, lo probable es que esta invasión fuera financiada e impulsada por los fenicios más conocidos bíblicamente como Cananeos, primos hermanos de los hebreos y con grandes intereses económicos en Egipto y la región Mediterránea.

Ya en Egipto, José hijo de Jacob contrae matrimonio  con la hija del sacerdote egipcio Putifar, estableciéndose una nueva corriente religiosa en Egipto al amparo de la dominación hicsa. Es evidente que esta corriente religiosa no era propiamente para el consumo hebreo, sino más bien el reemplazo de las escuelas religiosas egipcias que de una u otra manera detentaban el poder en el Imperio.

Es Apropiado aclarar que para este tiempo, el politeísmo y las luchas por el poder entre las diferentes escuelas religiosas, ahogaban el conocimiento y el auténtico espíritu iniciático que una vez heredaran sus sacerdotes.

Es ésta escuela fundada en Egipto por José, la que logra mantener vivo el conocimiento y fusiona el pensamiento hebreo con la gnosis egipcia. Sin embargo, las escuelas de Amón y de Ra son lo suficientemente poderosas como para no permitirle un desarrollo importante.

Sólo mediante alianzas estratégicas con los Mitanmi y después de casamientos sucesivos entre princesas Mitanmi y faraones egipcios,  logran llegar al poder político con Aknatón, el Faraón Monoteísta 1/4 egipcio, 3/4 Mitannmi. La famosa reina egipcia Nefertitis o Nefertari es en realidad una princesa mitanmi,

La reacción de los sacerdotes egipcios realmente que fue proporcional al peligro que se cernía sobre sus escuelas idólatras y sobre el poder que detentaban.. Aknatón es asesinado, su heredero es obligado a quitar de su nombre la denominación de Atón y se le reemplaza por la de Amón, es  así como se le llama Tutankamón, que a la postre es también asesinado y su esposa casada con el general a cargo de la revuelta con el fin de legitimar a la nueva dinastía..

Los Templos de Atón son quemados y sus sacerdotes y seguidores perseguidos y asesinados. La clase política y económica que giraba en torno a esta corriente, es desplazada y reprimida. Muy probablemente fue la época en que el pueblo hebreo fue sometido a la servidumbre.

 Sesenta años después del asesinato de Ajnatón , Moisés sacerdote heredero de la síntesis hebreo egipcia, protagonizará el éxodo del pueblo hebreo.

No puede quedar fuera de este contexto, la aguda rivalidad entre la nueva cúpula gobernante de Egipto y los mitanmi e hititas. Debemos recordar que los mitannmi fueron un apoyo incondicional  a Ajnatón y por ende a sus seguidores.

En términos geográficos, los mitannmi se encontraban entre los fenicios y los hititas, cultura indoeuropea proveniente del Cáucaso. Los hititas por su parte eran la retaguardia de los Troyanos y el muro de contención militar de los egipcios. El faraón egipcio Ramsés  lanzó varias ofensivas militares contra los hititas y según evidencias históricas, terminaron en virtuales derrotas para Egipto.

La importancia geopolítica de los territorios ocupados por los Hititas y Troyanos es la misma que actualmente tiene Turquía. Como vecinos troyanos e hititas, lograron complementarse a pesar de sus diferencias étnicas. Los hititas raza indoeuropea provenientes del Cáucaso al igual que los Mitannmi y los Troyanos emporio económico de los Cretenses.

La nueva política de los Ramsés fue indudablemente imponer su poderío por la vía militar en estas regiones que eventualmente consideraron un peligro para la seguridad de Egipto. 

En verdad que los egipcios, con muy raras excepciones entre las que se cuentan los fracasos militares de Ramsés, protagonizaron guerras importantes. Siempre contrataban mercenarios o financiaban directamente empresas militares convenientes como las de Alejandro Magno, auto denominado hijo de Amón y posteriormente proclamado faraón de Egipto.

Es muy poco probable la teoría de que los denominados pueblos del mar, bárbaros por así decirlo, lograron liquidar al imperio hitita. De hecho una de sus columnas; los Filisteos,  entran por Egipto y se dirigen hacia las tierras que tentativamente ocuparían los hebreos a su salida de Egipto. Para vencer a una potencia militar se requiere logística, infraestructura, recursos económicos y buenos estrategas militares.

En definitiva, no podemos pasar por alto a Egipto; Capital del mundo en esos tiempos, y por ende, de su situación geopolítica; de la guerra que hizo desaparecer a la ciudad de Troya.


Publicado por iltar @ 18:38
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios